♿ ¡Todo lo que debes saber antes de comprar una silla de ruedas!

Elegir la silla de ruedas adecuada no es tarea fácil, especialmente cuando lo hacemos por primera vez, es por eso que hemos creado esta guía que te ayudará a entender los factores que es importante considerar al hacer tu elección.

Cada persona es distinta y tiene necesidades especificas, no existe una formula perfecta o una silla que funcione para todos, por lo que siempre habrá que considerar tres factores: el usuario (sus características físicas), el uso que se le va a dar (actividades y estilo de vida) y el entorno (el lugar y tipo de terreno en el que rodarás).

 

El Usuario: Las necesidades de cada persona son distintas y considerarlas es esencial

La primera pregunta siempre debe ser ¿Qué características debe tener la silla para adaptarse a mi discapacidad? No es lo mismo una silla para una persona con lesión medular, que una para un pequeño con PCI, ELA o una persona de la tercera edad.

La discapacidad trae consigo una variedad de necesidades tan amplia como opciones podemos elegir al configurar una silla y es importante considerarlas al hacer la elección.

 

El Uso: ¿Qué debe ofrecerme la silla para realizar las actividades que realizo cada día?

La silla se convierte en una extensión del cuerpo, por lo que considerar como la usaremos es esencial. ¿Cuántas horas del día pasaras en ella? ¿La usaremos sólo para trasladarnos o haremos alguna actividad que requiera alguna característica especial?

Adecuar la silla al estilo de vida es esencial para facilitar la operación diaria, por ejemplo, si necesitas plegarla con frecuencia, lo más conveniente será buscar una silla de plegado en tijera o de plegado frontal. Si la usarás para practicar algún deporte o para actividades recreativas, entré más ligera será mejor.

El uso que le darás a la silla, tu estilo de vida y tus actividades diarias deben ser tomadas en consideración pues esto te facilitará el día a día.

El entorno: ¿En dónde pasas la mayor parte del tiempo?

¿Pasas la mayor parte de tiempo en casa, el trabajo o la escuela? ¿Ruedas por las calles constantemente? ¿Tu ciudad está correctamente adaptada con rampas y transporte público adecuado? Esto te ayudará a elegir el material, el tipo de llantas y algunos accesorios que pueden ser necesarios.

Tener en cuenta el clima del lugar en el que usarás la silla es importante, si el lugar dónde vives es húmedo, la silla deberá ser resistente a la oxidación, siendo preferible el aluminio, acero inoxidable o fibra de carbono. Si vives en una ciudad muy fría, ten en cuenta el espacio que ocupará tu ropa para ir abrigado y cómodo.

La elección de materiales

Elegir el material de tu silla de ruedas puede resultar abrumador, pero no te compliques, con esta mini guía puede ser un poco más sencillo.

Acero: Son las sillas más pesadas (pero tranquilo, tampoco son imposibles de cargar, y de hecho, la mayoría de las sillas de ruedas son de este material debido a su resistencia y precio) ¿Las ventajas? Son las más resistentes y las más económicas.

Aluminio: ¡Ligereza! Si vives en un ambiente húmedo como ciudades cercanas a la costa, esta es la mejor opción pues te evitaras problemas por corrosión. El precio de las sillas fabricadas con este material suele ser entre 30% y 50% mayor que el de una de acero.

Titanio y fibra de carbono: Son menos comunes, son ultra ligeras y su durabilidad es excelente. Si el precio no es una limitante, esta es la mejor opción.

 

¿Cómo la vas a transportar cuando no la usas?

Elegir el cuadro o armazón de la silla de ruedas es otro paso importante. Una silla rígida (que no se pliega) siempre será más ligero que el de una silla plegable, pues las bisagras y uniones agregan peso. Por otra parte, las sillas plegables son más fáciles de transportar. En este caso hay que evaluar que es más importante para ti.

Actualmente hay muchas opciones, puedes encontrar sillas de cuadro rígido como esta en las que el respaldo se pliega y las llantas se quitan para facilitar su transporte y sillas con sistemas de plegado distintos al tradicional de cruz, como esta que puedes plegar para que quepa en cualquier cajuela pequeña.

Ruedas Delanteras

Entre más pequeñas sean tendrán menor fricción y mayor facilidad de giro, son buenas si transitas en interiores, sin embargo, si vas por calles con baches corres el riesgo de que se atoren. Las de 3” son una buena opción para sillas deportivas o de pista, en el caso de una silla de uso diario, la mejor idea es que sean de 4” o 5”. ¡Las opciones son muchas, puedes encontrar en rin de plástico de alta resistencia o de aluminio!

Ruedas traseras

Para elegir las ruedas traseras adecuadas la primera pregunta es ¿Las voy a empujar yo o alguien me apoyará? En caso de que tu manejes la silla, las llantas traseras tendrán un aro propulsor para facilitar el movimiento, siendo las más comunes de 24” de diámetro en el caso de adultos, y 20” o 22” en el caso de niños.

Si tu no manejarás la silla, se recomienda que las llantas sean más pequeñas pues serán más fáciles de maniobrar para quien te ayude y ahorrarás espacio. En estos casos las más comunes son de 12” o 16”.

 

El tipo de llanta trasera

Encontrarás tres tipos principales, con esta guía puedes tener una idea general de lo que cada una ofrece:

Neumáticas: La llanta tradicional, son las de conducción más cómoda pues amortiguan las irregularidades del terreno, tienen buen agarre en la mayoría de las superficies y son las más ligeras. Requieren el mantenimiento normal similar al de una llanta de bicicleta.

Macizas o sólidas: Ofrecen menor resistencia al rodar, no requieren mantenimiento, pero son ligeramente más pesadas y ofrecen menos amortiguación. El agarre es menor que el de las llantas neumáticas tradicionales, pero ¡Nunca se ponchan y son las que más durarán!

De inserto sólido: Son un intermedio entre las macizas y las neumáticas, tienen una cubierta normal como si fuera una llanta neumática, pero en vez de llenarse de aire, estas son llenadas con un inserto suave que permite una excelente amortiguación y evita las ponchaduras.

Los rines son otra elección importante, los hay de plástico (que serán muy resistentes pero pesados), de aluminio (que serán más ligeros y absorberán mejor las vibraciones del terreno, entre menos rayos menos peso), y claro, existen de fibra de carbono y aleaciones especiales que puedes considerar si necesitas algo de alta gama. Actualmente la mayoría de las sillas de ruedas tienen eje de liberación rápida o eje push, que te permitirá desmontar las llantas rápidamente para transportar tu silla.

 

Los aros propulsores

Pueden ser de aluminio, acero, aleaciones o plásticos. Además del material, existen aros con salientes que facilitan el agarre si tienes poca movilidad en las manos, e incluso existen cubiertas que ayudan a tener mejor agarre y proteger la piel.

 

Frenos

Los más comunes son los frenos de palanca o zapata, este tipo va anclado al tubo que queda por debajo del asiento mediante una abrazadera o tornillo y pueden llevar alargadores para facilitar su uso.

Los frenos de tijera son un poco más ligeros y quedan escondidos cuando están en reposo, facilitando transferencias.

 

Asiento y Respaldo

El asiento y respaldo de tu silla deberán estar adecuados a tu necesidad de soporte y control de postura, por ejemplo, un usuario con lesion medular baja, puede necesitar un respaldo corto y un cojín con protección anti escaras moderado, mientras que un usuario que no tiene movilidad en tronco, podría requerir un soporte en respaldo más alto o con soportes laterales y una protección mayor para la piel.

Los cojines y respaldos tradicionales suelen ser de un tejido fuerte e impermeable como este kit, con el cual tendrás el soporte necesario a un precio moderado. Las opciones son muchas, así que lo esencial será considerar la necesidad y el presupuesto.

Existen cojines de espuma, gel, celdas de aire y combinados, algunas opciones te ayudarán a proteger la piel y a controlar la postura.

Si hablamos de cojines anti escaras de aire encontrarémos muchas opciones también, hay cojines de fabricación nacional que ofrecen mayor protección que un cojín de espuma convencional a un precio accesible, o como el Roho Mosaic que es una de las mejores opciones si evaluamos la relación calidad/precio.

Similar a lo que ocurre con los asientos, los respaldos usualmente son un soporte de tela plano o acolchado, y existen también respaldos rígidos y para control de postura.

Al utilizar un respaldo de tela en recomendable que este sea de tension regulable, pues son más cómodos y se pueden ajustar de acuerdo a la necesidad de cada usuario.

Los respaldos posturales de soporte rígido  se pueden montar en prácticamente cualquier silla, usando los tubos del respaldo original como soporte, estos respaldos usualmente pueden configurarse en altura y soporte lateral.

Elegir la silla de ruedas adecuada influirá en tu movilidad, comodidad y calidad de vida, por lo que es importante que tomes el tiempo necesario para investigar las carácteristicas que para ti son importantes. ¡Esperamos que con esta guía tengas suerte en tu búsqueda! 😉